Saltar al contenido Saltar al Menu principal Saltar al pie de pagina

¿Tienes con qué pagar?

Al momento de adquirir una deuda, cerciórate de cuál es tu capacidad de pago.
 

Una vez decidas asumir una obligación crediticia, debes revisar cuál es tu capacidad de pago. Por ejemplo, cuál es el porcentaje de tus ingresos que te queda disponible después de cubrir tus gastos. Entre más alto se ese valor, mejor es tu capacidad de pago. Recuerda también que no se trata que tengas los recursos para cubrir tu deuda, sino que tengas la disponibilidad para usarlos en el corto plazo. Es decir, que tengas la liquidez necesaria.