Saltar al contenido Saltar al Menu principal Saltar al pie de pagina

Siempre atento, siempre seguro

La organización de tu información y un manejo precavido son fundamentales para no ser víctima de personas inescrupulosas.
 

Lleva un seguimiento regular a tus estados bancarios para no tener sorpresas. Antes de salir del cajero automático, revisa siempre la ranura y cerciórate de no dejar la tarjeta.

El mejor lugar en el que puedes guardar tu contraseña bancaria es en la memoria. Procura no escribirla. Ten presente no digitarla antes de que el cajero o el datáfono te lo indiquen, asimismo desecha los recibos que te queden al finalizar las transacciones y que no piensas volver a utilizar.