Saltar al contenido Saltar al Menu principal Saltar al pie de pagina

La decisión: ser o no ser

En tu condición de microempresario una de las decisiones que debes tomar es la de que tu microempresa opere en tu condición de persona natural o como persona jurídica.
 
¿Deberías en tu condición de persona natural asumir los riesgos de tu actividad como microempresario? ¿Tiene tu negocio el tamaño y la proyección para que tenga vida propia e independiente y se convierta en una persona jurídica? Antes de decidirlo, ten en cuenta los siguientes aspectos:
En términos de creación de la empresa, la de persona natural puede ser más sencilla y con menores trámites y costos.
La empresa de persona natural suele ser más flexible para aspectos como la liquidación, la venta a un tercero, el aumento del patrimonio y la reorientación del negocio si la idea original no muestra los resultados esperados.
Si trabajas como persona natural, recuerda que el control y la administración está solamente en ti. Sin embargo, este aspecto también tiene su perspectiva negativa: tienes la responsabilidad financiera, legal, civil y penal por cualquier situación que ocurra con la empresa.
Para el caso de la personería jurídica, una de las principales ventajas tiene que ver con la limitación de las responsabilidades, especialmente en el tema económico. Hay una evidente separación entre tu patrimonio personal y el de la compañía. Este modelo también te brinda la oportunidad de obtener más capital de otros socios para tu microempresa.
En términos de imagen y representación, la viabilidad para acceder a productos y servicios financieros por mayores montos es más alta. Es procedente advertir también que, por políticas específicas, en algunas empresas del sector privado y en buena parte del sector público solo está autorizada la contratación de empresas (proveedores) con personería jurídica.
Las personas jurídicas cuentan con una mayor vigilancia por parte de las diferentes entidades, organismos y normas reguladoras del gobierno, lo cual facilita el acceso a créditos con el sistema financiero formal. Adicionalmente, a través de la personería jurídica puedes acceder a servicios financieros especializados, diseñados para atender las necesidades específicas derivadas de tu condición de microempresario.
Las personas jurídicas deben emitir facturas, hecho que disminuye el riesgo en caso de reclamación por parte de los consumidores del producto o servicio que se ofrezca.

Las personas jurídicas cuentan con fácil acceso a programas de fortalecimiento empresarial tanto privados como públicos.

Las personas jurídicas cuentan con beneficios legales como la protección del nombre, actos con reconocimiento público, descuentos en el pago del registro mercantil, descuentos tributarios, descuentos en pagos parafiscales entre otros.