Saltar al contenido Saltar al Menu principal Saltar al pie de pagina

Estoy cubierto

Cuando el riesgo se materializa, llega el momento de reclamar ante la aseguradora. Asegúrate de cumplir con todas las condiciones para que el proceso sea rápido y efectivo.
 
En el evento en que se materialice alguno de los riesgos amparados por tu póliza de seguro, debes hacer la reclamación respectiva. Aunque cada contrato tiene condiciones únicas y exigencias de documentos muy particulares, en términos generales el proceso es muy similar. Ten en cuenta los siguientes tips:
Notifica la ocurrencia del hecho a la aseguradora. Este informe debe contener el máximo detalle posible y hacerse en el menor tiempo.
En el proceso de cobro ante la aseguradora revisa el procedimiento establecido por la compañía, la estimación de costos de la reclamación y el tiempo máximo que tienes para reclamar.  En algunos contratos se utiliza la figura de un avaluador para estimar el costo del bien que has asegurado.
Los tiempos para el desembolso pueden variar en función del tipo de seguro que estás reclamando, de los procesos establecidos por cada aseguradora y de la oportunidad en la presentación de los documentos y pruebas que debes aportar. 
Ten en cuenta que existen pólizas en las cuales debes asumir un deducible en caso de que se haga uso del seguro.