Saltar al contenido Saltar al Menu principal Saltar al pie de pagina

Crédito directo al grano

Crecimiento, sostenibilidad en el tiempo y competitividad son tres de las principales ventajas de acceder a un préstamo destinado al negocio agropecuario.
 

Buscar siempre servicios financieros que se adapten a las necesidades específicas de tu negocio, es una premisa que aplica para la industria agropecuaria. La disponibilidad de líneas de crédito orientadas a este sector facilita que elijas estas opciones. ¿Por qué hacerlo? 

Obtienes plazos ajustados a la realidad del negocio o los ciclos de producción. Esto evita que te embarques en obligaciones financieras que sean difíciles de cumplir por el riesgo de liquidez.

Puedes financiar hasta el 100% del proyecto. Entendiendo la naturaleza del negocio, la capacidad como productor y las inversiones requeridas. Los créditos agropecuarios alcanzan el valor total.

Cuentas con tasas de interés competitivas. De acuerdo con tu perfil como productor y gracias a los programas de incentivos gubernamentales, tasas competitivas comparadas con el mercado, y en algunos casos, subsidiadas (con redescuento).

En los casos de los créditos a través de FINAGRO, garantías y seguros específicos que mitigan el impacto de los riesgos sobre los créditos adquiridos, obtienes coberturas hasta del 100% y costos de comisión bajos.

Tienes la posibilidad de acceder a líneas especiales de crédito: A toda Máquina y AgroTerritorial. Estas tienen condiciones especiales adicionales a las tradicionales.

Los créditos agropecuarios pueden destinarse prácticamente para todo: inversión, capital de trabajo y otros destinos.