Saltar al contenido Saltar al Menu principal Saltar al pie de pagina

Cómo no quedar corto a fin de mes

Si se acerca el fin mes, el dinero empieza a escasear y sabes que tendrás que recurrir a un préstamo, es síntoma de que estás manejando mal tus finanzas.
 

El presupuesto es la herramienta clave para organizar los gastos que tienes diariamente (libros, alimentación, copias, elementos de papelería, transporte…), identificar cuál es el dinero que tienes disponible para cubrirlos y cuál es el porcentaje que puedes destinar para el ahorro.

Los siguientes tips te ayudarán a manejar el dinero, para que no te coja fin de mes sin saber cómo solventar las necesidades diarias:

Ten claro el presupuesto mensual: esto te permitirá distribuir mejor el dinero en los gastos que son prioridad, entiéndase como material académico, transporte, alimentación.

Registra tus gastos: con esta sencilla técnica podrás conocer de primera mano en qué te gastaste cada peso, e identificarás si aquello que compraste o consumiste era necesario, o por el contrario era innecesario. 

Aprende a identificar tus necesidades y deseos: antes de realizar una compra, analiza qué tan necesaria es y cuáles son los beneficios que te traerá.

Verifica qué rubros pueden reducirse o eliminarse: en ocasiones consideramos que el dinero que se está gastando es el justo y no analizamos el límite de nuestras compras. Reevalúa este ítem y realiza ajustes.

Destina dinero para el ahorro: aunque es algo que requiere de mucha responsabilidad, es importante que lo incluyas como un rubro fijo que te obligará a sacrificar otros gastos que con el pasar de los días ni te darás cuenta, y que por el contrario sí será un beneficio en el futuro.