Saltar al contenido Saltar al Menu principal Saltar al pie de pagina

Ahorrar de manera informal, un riesgo latente

El dinero que con tanto esfuerzo has ahorrado no debería correr riesgos. No dejes la seguridad al azar y protégelo en mecanismos formales
 

Creer que las cadenas de ahorro, natilleras, el colchón o el tarro de galletas, son sistemas de ahorro seguros para ti puede ser tan solo un mito. Recurrir a estos mecanismos puede jugarte una mala pasada y hacerte perder dinero. Te presentamos algunos de los posibles riesgos en los que podrías incurrir:

Perder el valor del dinero: cuando decides guardar el dinero en tu vivienda, no generas ningún tipo de rendimiento o ganancia, lo que quiere decir que si guardaste $10.000, en un año vas a tener la misma cantidad de dinero, mientras que si lo guardas en uno de los mecanismos formales (cuenta de ahorro de una entidad financiera, por ejemplo), este dinero podría generar ganancias y al final del año obtener una cantidad mayor.

Inseguridad: en tu hogar, no estás exento de que un intruso entre y robe tu dinero, que ocurra un imprevisto (inundación, incendio) y lo pierdas, o que sencillamente por confusión, un familiar termine botando el elemento en el que tenías tu ahorro.

Magia, magia: cuando tienes disponible el dinero, corres el riesgo de que lo gastes en cosas innecesarias.

No confíes en las cadenas de ahorro: en este esquema, las personas suelen ofrecerte una rentabilidad exorbitante para que les entregues el dinero. Una vez esto haya sucedido, huyen con tu ahorro.

No corras riesgos, recurre a las alternativas de ahorro que te ofrecen las entidades financieras vigiladas por la Superintendencia Financiera de Colombia y obtén ganancias por tener tu dinero en una de ellas.