Saltar al contenido Saltar al Menu principal Saltar al pie de pagina

Una decisión consiente es una oportunidad de progreso.

Adquirir deudas para no dejar escapar algunas oportunidades requiere de cautela, organización y disciplina financiera.

 

Paso 1

Lo primero que debes analizar es que la deuda te genere beneficios a corto, mediano y largo plazo (vivienda, educación, vehículo, vacaciones, etc…)
En el caso de compra de un inmueble, debes evaluar dentro de los beneficios de la deuda, la posibilidad de que esta inversión te genere un retorno superior a la inversión inicial, es decir, que ésta aumente su valor con el paso del tiempo y termine valiendo más de su precio inicial.
Si el objetivo de tu deuda es un vehículo, analiza el impacto que la adquisición del automóvil tendrá en tus finanzas. Ten en cuenta que adicional al pago de las cuotas del crédito, ese bien representará otra serie de gastos adicionales (impuestos, revisiones, mantenimiento, gasolina, peajes, etc…), por lo cual debes evaluar tu capacidad económica y los gastos actuales que destinas a movilidad.

Paso 2

Ten en cuenta que en cualquier caso lo primero que debes hacer es revisar tu presupuesto de gastos e ingresos, con el objetivo de que esta obligación que te interesa asumir no se convierta en un compromiso que no puedas afrontar en un futuro y desequilibre tu panorama financiero.

Paso 3

Una vez hayas revisado la conveniencia de la deuda y que cuentas con los ingresos necesarios para cumplir con ese compromiso, evalúa las alternativas de financiación que te ofrece el mercado financiero o de economía solidaria y toma la decisión más conveniente.

Paso 4

Revisa nuevamente tu presupuesto y destina una parte de tus ingresos a la cuota inicial de la obligación que deseas adquirir. De esa manera lograrás reducir el número de cuotas, dinero e intereses que deberás pagar desde el momento en que se te apruebe el préstamo.

Paso 5

Cuando hayas identificado el producto más conveniente para tu proyecto en cuanto a valor de los intereses, número de cuotas, tiempo otorgado para el pago del compromiso, procede a hacer la solicitud y tan pronto tengas la suma deseada, destínala cuanto antes a tu inversión planeada, para evitar que existan pequeñas fugas de ese capital a otros compromisos.

Paso 6

Para garantizar que tu economía personal no se desequilibre con esta nueva obligación, revisa periódicamente tu presupuesto y el avance que tienes mes a mes en el pago de tu deuda, hasta que ésta quede completamente cancelada; de esa manera tendrás un panorama completo de tus finanzas y tus cuentas por pagar.