Saltar al contenido Saltar al Menu principal Saltar al pie de pagina

Las Cesantías y su ABC

Las cesantías son una prestación social que está a cargo de los empleadores. Su fin es servir de auxilio monetario en caso de que una persona quede cesante.

 

Paso 1

Todos los trabajadores tienen derecho a este auxilio y debe ser liquidado desde el primer día de trabajo hasta el último.

Paso 2

 
La fórmula general para liquidar las cesantías es la siguiente:
 
(Salario mensual base * número de días laborados) / 360
 
Ejemplo: Si durante el año, tu salario mensual fue de $747.717 y trabajaste el año completo, el valor de la liquidación de tus cesantías sería de esta   manera: (737.717 * 365) / 360 = $747.963
 
Las cesantías deberán ser consignadas por el empleador antes del 14 de febrero del año siguiente al fondo o administradora al que se encuentre   afiliado. En caso tal que el empleador no consigne antes de la fecha estipulada, este deberá pagar un día de salario por cada día de retraso.

 

Paso 3

  
Los intereses de las cesantías no son más que la utilidad de las mismas, las cuales han sido acumuladas hasta el 31 de diciembre del año que esté en   curso y corresponde al 12% o al tiempo que haya trabajado. 
 
La fórmula general para liquidar los intereses de las cesantías es la siguiente:
 
(Cesantías * Días trabajados * 0.12) / 360
 
Ejemplo: Retomemos el caso anterior donde las cesantías fueron de $747.963 y los días trabajados fueron 365.
 
(747.963 * 365 * 0.12) / 360 = $91.002
 
Los intereses deberán ser consignados por el empleador antes del 31 de enero del año siguiente a la cuenta que tenga el trabajador. 

 

Paso 4

 
Aunque las cesantías se crearon como un auxilio para las personas que queden sin empleo (cesantes), existen otras dos opciones para retirarlas   mientras se está trabajando:
 
1. Compra, construcción y mejoras locativas de vivienda.
 
2. Pagos para educación tanto para el trabajador como para su cónyuge o hijos.
 
Para retirar las cesantías, debes consultar al fondo al que estés afiliado los requisitos y a tu empleador el procedimiento para que con ayuda de estas   puedas cumplir con alguna de tus más anheladas metas como por ejemplo, la compra de vivienda.