Saltar al contenido Saltar al Menu principal Saltar al pie de pagina

Una cuenta diseñada para comprar vivienda

Una cuenta diseñada para comprar vivienda

El ahorro programado con destino específico es una opción para planear la compra de tu nuevo hogar.
En el sistema financiero tienes la opción de abrir una cuenta de Ahorro para el Fomento de la Construcción –AFC-. Por medio de esta alternativa te comprometes a ahorrar una parte de tu ingreso mensual que no puedes destinar a un fin distinto a la compra de vivienda. 
 
¿Cómo funciona?, mediante la firma de un contrato con una entidad financiera (que cuente con el producto), te comprometes a ahorrar una parte de tus ingresos mensuales para ser usados exclusivamente a la compra de vivienda.
 
Las cuentas AFC se diferencian de las cuentas de ahorro programado porque, además, te brindan la oportunidad de obtener un beneficio tributario: puedes destinar hasta un 30% de tus ingresos a este ahorro y así, disminuir la base gravable sobre la que se te aplica la retención en la fuente. 
 
Los recursos que consignas en una cuenta AFC pueden ser usados para los propósitos descritos desde el primer mes en el que haces la apertura. Si pasados cinco años desde la apertura no has usado los recursos para adquirir vivienda, podrás disponer de esos recursos. Sin embargo, si los retiras antes de este período, la entidad en la que tienes el ahorro te aplicará la retención en la fuente a la que haya lugar. 
 
Una vez completes los recursos para los cuales abriste la cuenta, la entidad financiera trasladará directamente los recursos a la constructora del proyecto de vivienda, el vendedor (en el caso de un inmueble usado) o la entidad con la cual tienes el crédito hipotecario.