Saltar al contenido Saltar al Menu principal Saltar al pie de pagina

A tu gusto y a la medida

A tu gusto y a la medida

La entrega de tu vivienda es solo el primer paso para disfrutarla a pleno. Ajustarla a tu estilo y necesidades requiere un esfuerzo financiero adicional.
Ya eres el propietario de tu vivienda, empiezas a disfrutarla y aunque te sientes dichoso por haber cumplido tu sueño, sientes que esto no para allí. Quieres darle ese toque personal para que tu familia se sienta a gusto, y entonces empiezas a pensar en hacerle mejoras al inmueble o dotarla con el mobiliario y artículos que tanto te gustan. 
 
Esas aspiraciones son completamente válidas, pero recuerda las responsabilidades con las finanzas del hogar. La recomendación es elaborar un plan pormenorizado en el que detalles tus ingresos, el saldo mensual disponible para invertir en estos gastos y las necesidades o prioridades de tu hogar. 
 
Un método eficaz es elaborar un listado detallado de las compras o inversiones que estimas hacer para tu nueva vivienda.  Establece un orden con quienes la habitan, priorizando aquellas que son más necesarias o más funcionales y defíneles un presupuesto estimado. 
 
Una vez hecha esta tarea, revisa tu presupuesto mensual y determina cuál es tu capacidad o tus excedentes para atender el costo de esas compras o inversiones. Así, podrás establecer un tiempo para cada uno. 
 
La otra alternativa es que recurras al crédito. Sin embargo, como se ha dicho en módulos anteriores, debes revisar tu capacidad de pago para no sobre endeudarte.