Saltar al contenido Saltar al Menu principal Saltar al pie de pagina

Trabajas para uno, pero te paga otro

Trabajas para uno, pero te paga otro

Mediante la figura de Cooperativas de Trabajo Asociado -CAT-, muchos empleadores están contratando personal. Este tipo de organizaciones no se rigen por contratos laborales sino por las reglas de las empresas de economía solidaria.
En línea con los nuevos esquemas de contratación, muchas de las empresas que están dispuestas a contratar personal, deciden hacerlo por medio de un tercero. En este caso, las opciones más comunes son las empresas de servicios temporales (especialmente para trabajos a término fijo) y las Cooperativas de Trabajo Asociado. 
 
¿Qué es importante que tengas en cuenta con l última figura? Que no tienes vinculación directa con la empresa para la que cumples tus funciones. Esta, contrata a una cooperativa que garantice la prestación de tus servicios, pero no es responsable por las prestaciones sociales ni el pago de obligaciones frente a salud, pensiones y riesgos profesionales. 
 
Como estas organizaciones son de naturaleza cooperativa, no están sometidas al cumplimiento de las normas laborales: se rigen por las de economía solidaria. En síntesis, tú no eres un trabajador sino un asociado con todas las consideraciones que esto implica. 
 
Por esta razón, no recibes salario (no eres un trabajador) sino una compensación en tu condición de afiliado, y por lo mismo, es muy probable que la cooperativa te exija el pago periódico de aportes (salud, pensiones y riesgos laborales) puesto que no existe un vínculo ni con la cooperativa ni con la empresa en la que prestas tus servicios. 
 
En cualquier caso, para proteger tus derechos laborales, debes saber que las compensaciones que recibes por un trabajo periódico mensual no pueden ser inferiores al salario mínimo mensual legal vigente, y los aportes correspondientes a seguridad social son calculados sobre el valor de tus compensaciones.