Saltar al contenido Saltar al Menu principal Saltar al pie de pagina

Relaciones de largo plazo

Relaciones de largo plazo

Aunque las condiciones laborales son prácticamente las mismas, un contrato a término indefinido te brindará confianza y estabilidad.
Dentro las formas de contratación que te pueden ofrecer al momento de postularte a un empleo o de contratarte, en tu condición de trabajador siempre será más favorable una laboral que una por prestación de servicios. 
 
Si es laboral, tu contrato está determinado por el tiempo. En este, las opciones son un contrato indefinido (sin fecha de terminación) o uno a término fijo. Aunque prácticamente los derechos y deberes son los mismos, existen pequeñas diferencias que deberías considerar y conocer.
 
En el contrato a término fijo, hay un acuerdo previo entre tú y el empleador en el que se define la extensión del mismo.  Una vez cumplido el tiempo que has pactado, este puede ser renovado por ti o por la empresa. 
 
Para protegerte ante la incertidumbre frente al vencimiento, un mes antes de que este termine la empresa deberá notificarte su intención de no renovarlo. En caso contrario, se entenderá que este se renueva por un periodo igual al original y en las mismas condiciones laborales.
 
Si tu contrato es a término indefinido, este no tiene vencimiento en el tiempo. Dada esta característica, gozarás de mayor estabilidad laboral. En el caso en el que tu empleador quiera darlo por terminado sin justa causa, deberá reconocerte una indemnización que en Colombia está definida por tu salario y 
por el tiempo que lleves en la empresa.
 
Si tu salario mensual es menor a diez salarios mínimos, te reconocerán 30 días de salario por el primer año y 20 días adicionales por cada año adicional.
 
Si tu salario mensual es superior a los diez salarios mínimos, te pagarán 20 días por el primer año y 15 días adicionales por cada año adicional. 
 
Es importante que tengas en cuenta que en los contratos laborales la relación se puede terminar por parte de la empresa si se demuestra la justa causa, asociada a tu rendimiento en el empleo o al incumplimiento del reglamento de la organización. 
 
En los dos tipos de contrato el empleador y tú pueden acordar un tiempo conocido como periodo de prueba en el que las dos partes evalúen el cumplimiento de las expectativas.