Saltar al contenido Saltar al Menu principal Saltar al pie de pagina

Proyectos que dan frutos

Proyectos que dan frutos

El crédito destinado a proyectos agropecuarios en Colombia, es accesible en diferentes etapas productivas. Conoce más detalles.
Si tu negocio está en el campo, es importante que sepas que cuentas con un instrumento para acceder a los recursos que necesitas. Se trata del crédito agropecuario.  Por medio de este mecanismo de financiación, encuentras condiciones especiales o más favorables de las que ofrecen las líneas tradicionales del sistema financiero. 
 
Estas soluciones de financiamiento están disponibles en tres vías: la primera es la inversión, que comprende, entre otros aspectos la compra de maquinaria y equipos, infraestructura, compra de animales y la capitalización de empresas; la segunda, el capital de trabajo, que contempla los recursos necesarios para iniciar o mantener la etapa productiva y la estabilización financiera, que comprende los flujos de caja necesarios para cumplir con otras obligaciones financieras (por ejemplo, para prepagar otros créditos en condiciones financieras menos favorables); y la tercera, el alivio o estabilización de la situación financiera de tu negocio agropecuario.
 
Para acceder a los créditos los dos caminos más favorables que encuentra en el sistema financiero colombiano son: el del Banco Agrario, una entidad pública con productos diseñados específicamente para atender las necesidades de quienes emprenden proyectos productivos de naturaleza agropecuaria. 
 
El segundo, el de los programas de crédito impulsados por el Gobierno Nacional que tienen un destino específico (administrados a través de FINAGRO) y que son solicitados a través de entidades financieras o cooperativas. 
 
En el caso del Banco Agrario, debes acceder directamente a la entidad para conocer tanto los requisitos como las condiciones específicas del crédito que vas a solicitar: plazo, tasa, periodicidad de pago y garantías.
 
En el caso del financiamiento a través de FINAGRO, es importante que sepas que la entidad no te atiende directamente, lo hace por medio de un intermediario (entidad financiera vigilada). En tu condición de productor, debes acudir al banco de tu predilección para solicitar el crédito con fines específicos (relacionados con la cadena productiva agropecuaria). 
 
La entidad elegida tramita la solicitud ante el Fondo y de ser aprobada, se giran los recursos al banco para que este cumpla con el desembolso a tu favor.  Entre las principales líneas de crédito se encuentran las de siembra, sostenimiento y cosecha de vegetales, las explotaciones pecuarias, acuícolas, piscícolas y de zoocría y la transformación de productos agropecuarios.
 
Debes saber que para el caso del financiamiento a través de FINAGRO las condiciones tanto de aprobación como del propio crédito están determinadas por tu categoría como productor.