Saltar al contenido Saltar al Menu principal Saltar al pie de pagina

Por caminos alternos

Por caminos alternos

Si los créditos tradicionales representan una carga económica pesada para obtener el financiamiento que necesita tu microempresa, tienes más opciones.
Cuando requieres recursos para tu negocio, los caminos tradicionales pueden conducirte al acceso al crédito. Sin embargo, no necesariamente es la mejor ni la única vía, existen soluciones alternativas. Entre las principales están, la consecución de inversionistas, los fondos de capital y el leaseback. 
 
La alternativa primaria es la consecución de inversionistas que estén dispuestos a inyectarle capital a tu empresa. Estos pueden ser de tu círculo cercano (familiares y amigos) o un tercero que crea en tu negocio y esté dispuesto a ayudarlo a mantenerse o crecer (un ángel inversor). En estos casos es importante que tengas muy claras las condiciones que te exigen esos inversionistas para el desembolso. 
 
Los fondos de capital (para el caso de las microempresas, de riesgo) son organismos especializados que están en la búsqueda constante de negocios nacientes o pequeños que advierten tienen buenas perspectivas. Se consideran de riesgo porque están fundamentados en la expectativa de que el negocio, en este caso el tuyo, prospere. En contraprestación, tradicionalmente, piden porcentajes sobre las utilidades de tu compañía o dividendos de la misma. 
 
El leasing es una herramienta de crédito que te permite acceder a activos que necesitas en la operación de tu microempresa sin la obligación de comprarlos. Es un arrendamiento financiero por medio del cual firmas un contrato por un tiempo determinado, usas los bienes que necesitas (maquinaria, computadores, herramientas de trabajo, locales, vehículos) y al final del plazo que estableciste, tienes la opción de comprarlos o entregarlos. Por este arriendo, pagas a la entidad un valor periódico. 
 
¿Cuáles son sus principales beneficios? Algunos de ellos son: i) No existe la necesidad de comprar el bien o activo, razón por la cual no se aumenta el endeudamiento, ni te quedas forzosamente con él; ii) Tiene beneficios fiscales, porque no pagas impuestos sobre esos bienes (están arrendados); iii) Cuentas con tecnología de punta porque al final del contrato de leasing puedes devolver los activos y suscribir un nuevo contrato por nuevos activos; y iv) La opción de compra te permite adquirir el bien por un precio competitivo, en caso que te resulte atractivo. 
 
En el caso del leaseback se trata de la obtención de recursos a partir de la cesión mediante contrato de arrendamiento, de uno de los activos que tiene tu compañía. Debes tener en cuenta que para que esta opción sea una alternativa real de financiamiento, tienes que contar con un activo que resulte atractivo para la entidad financiera con la cual vas a suscribir el contrato.