Saltar al contenido Saltar al Menu principal Saltar al pie de pagina

Más allá del interés

Más allá del interés

Cuando adquieras una deuda, ten en cuenta los costos asociados que ésta conlleva.
Si tomaste la decisión de solicitar financiación para uno de tus proyectos, es importante que revises muy bien los costos asociados a este préstamo. Recuerda que estos pueden variar según la entidad que lo otorgue.
 
Uno de los costos asociados es la tasa de interés, en este es necesario saber cuál es el valor porcentual y cómo se liquida: las formas más comunes son mensual, trimestral y anual; si la tasa es fija (se mantiene su valor pactado inicialmente durante todo el crédito, o si es variable (está sujeta a cambios periódicos (el caso más común se presenta en las tarjetas de crédito). A partir de esta información, conocerás la cuota destinada al pago del crédito, de cuánto es el abono al capital y cuánto tienes que destinar para cubrir los intereses.
 
La tasa efectiva anual representa el valor porcentual que vas a pagar cada año en intereses, por el dinero que te han prestado.
 
Ejemplo:  
 
 
Para saber cuánto corresponde una tasa anual en un valor mensual vencido, sigue la siguiente fórmula: 
 
Interés mensual vencido = (1 + Tasa E.A./100) * (30/ 360-1)
El resultado se multiplica por 100 para obtener un valor porcentual. 
 
En el ejemplo, siguiendo la fórmula expresada. Este sería el caso:
 
Interés mensual vencido= (1 + 30/100) * (30/360-1)
El resultado de 0,022 se multiplica por 100. El valor porcentual es del 2,2%.
 
Otros costos asociados:
 
  • Estudio de crédito: algunas entidades cobran el estudio de crédito.  En este punto determinan tu perfil crediticio y tu capacidad de pago frente al tipo de préstamo y el valor que estás solicitando. 
  • Costos de administración: es el costo por el uso de los productos financieros. El más usual, el cobro mensual o trimestral de cuota de manejo de la tarjeta de crédito.
  • Costos de créditos específicos: algunos créditos exigen la toma de seguros (desempleo y vida, principalmente). En el caso del crédito de vivienda, hay que contemplar los costos asociados al trámite de notariado y registro para constituir la hipoteca de garantía. 
Frente al de vehículo, debe contemplarse el valor del trámite administrativo para constituir la prenda ante las autoridades de transporte.