Saltar al contenido Saltar al Menu principal Saltar al pie de pagina

¿Es rentable tu negocio?

¿Es rentable tu negocio?

La administración eficaz de las finanzas de tu empresa es un factor determinante del éxito. En esta gestión es clave que puedas definir si el negocio está siendo rentable.
Uno de los motivos que te llevaron a la creación de tu empresa con seguridad fue la idea de constituir una fuente de ingresos sostenibles, es decir, rentabilidad (generación de ganancias o utilidades a la inversión que realizaste). 
 
Calcular la rentabilidad de tu negocio permite tomar decisiones oportunas respecto a la continuidad, la necesidad de inyectarle más capital, la oportunidad de redefinir la estrategia o la capacidad de generar excedentes para el ahorro o la inversión. 
 
Para calcular la rentabilidad de tu empresa es necesario que tengas en cuenta estos conceptos económicos y financieros, aplicados en términos de indicadores. A continuación, te presentamos los indicadores más comunes: 
 
  • Estado de resultados: Es un reporte que muestra con el mayor nivel de detalle los ingresos y gastos de la empresa en un periodo determinado (los más usuales, semestrales o anuales). 
  • Rentabilidad bruta: mide la diferencia entre los ingresos que obtienes a partir de las ventas de productos y/o servicios y el gasto que tienes para producirlos.
  • Rentabilidad neta: es la ganancia real que obtienes en un periodo determinado y que comprende la diferencia entre los ingresos totales y los gastos totales. 
 
Para ser más claros en estas definiciones, volvamos al ejemplo de Juan:
En su microempresa de bisutería, Juan identificó que requería de unas inversiones, por lo que definió algunas como:  maquinaria o elementos para la fabricación de las joyas, materias primas (plata, material reciclable, piedras semipreciosas), empaques, remuneración de dos trabajadores, impuestos, licencias de funcionamiento, diseño y material publicitario para promocionar su empresa.
 
En este caso, el estado de resultados se vería reflejado de la siguiente forma:
 
 
Es importante destacar que el “Estado de resultados” permite comparar dos periodos para ver el desempeño de la compañía respecto de su flujo de caja y resultados. Este valor se obtiene a partir del cálculo del crecimiento entre los dos años: pasó de $5 a $15.Es decir, aumentó en $10.
 
Se observa también como entre el año uno y el año dos el resultado del ejercicio, es decir la pérdida o ganancia final, pasó de un valor negativo a uno positivo. Es importante destacar que el estado de resultados muestra aspectos diferentes a los del balance general. Mientras en el primer año se obtuvieron pérdidas por $7 para el segundo fueron ganancias por $8. 
 
En términos más simples, la rentabilidad debe calcularse a partir de los beneficios económicos que produce tu empresa sobre los costos que representa tenerla en funcionamiento.  Si al final de este ejercicio el valor es positivo se habla de utilidad. En el caso en el que sea negativo, se entiende como pérdida
 
Cuando obtienes utilidad, tal y como sucede en la administración de tus finanzas personales, deberías adoptar la buena costumbre de destinar un porcentaje al ahorro. Esto te permitirá constituir un fondo que permita invertir en el futuro o atender gastos no previstos.