Saltar al contenido Saltar al Menu principal Saltar al pie de pagina

Equilibrio financiero y cumplimiento de metas

Equilibrio financiero y cumplimiento de metas

En las primeras etapas como ahorrador, es importante que reconozcas qué porcentaje destinar a gastos y cual al rubro del ahorro.
Una vez definas un presupuesto en el que se establezcan tus ingresos y tus gastos, ya puedes definir un valor mensual de ahorro. Aunque lo recomendado es que éste corresponda al 10% de tu ingreso, lo importante es la voluntad de establecer el hábito del ahorro; aún si consideras que tus ingresos son bajos, puedes empezar con un pequeño porcentaje y luego ir incrementándolo. 
 
Por ejemplo, si ganas el salario mínimo (hoy en $781.242) puedes empezar por ahorrar el 1%, es decir, $7.812. Este esfuerzo te representa en un año un ahorro total de 93.744 pesos.
 
Este porcentaje también puede ser definido en función del propósito de tu ahorro. Así por ejemplo, si el destino es específico en tiempo y valor (pago de una matrícula universitaria, por ejemplo) debes contemplar si es necesario aumentarlo. 
 
Ahora bien, si el nivel de tus ingresos llega aumentar, no caigas en la “trampa” de aumentar tus gastos por recibir más dinero. Es recomendable que, revisados los egresos, definas un aumento gradual del porcentaje destinado al ahorro. Por ejemplo, Ricardo ha aumentado su nivel de ingresos hasta tres veces en el último año, de la misma forma, ha decidido aumentar el porcentaje de su ahorro: