Saltar al contenido Saltar al Menu principal Saltar al pie de pagina

El capital de tus sueños

El capital de tus sueños

Identificar las necesidades de financiamiento de tu microempresa es una acción que te permitirá acudir a la opción más apropiada.
Financiarse es un vehículo para que en tu condición de emprendedor o microempresario cumplas con las expectativas que tienes sobre el crecimiento de tu negocio, en un corto plazo. 
 
¿Cómo identificar tus necesidades de financiamiento? 
 
Es un ejercicio de diagnóstico, planeación y decisión gerencial, conocer las necesidades específicas del momento que vive tu microempresa. Las más comunes observadas después de este análisis son los de capital semilla, capital de trabajo y necesidades de crecimiento o expansión.  
 
El capital semilla suele necesitarse en la etapa de constitución de la empresa o comienzos de su etapa productiva. 
 
El capital de trabajo está constituido por todo lo que necesita tu microempresa para poder producir: maquinarias, materias primas, activos fijos, mano de obra. Desde una perspectiva técnica, comprende también el dinero que necesita para operar, las inversiones de corto plazo y los inventarios. 
 
Así mismo, incluye la financiación que necesita tu microempresa para emprender el desarrollo de nuevos proyectos productivos relacionados con el objeto social. 
 
En cuanto a la necesidad crecimiento y expansión, se contemplan aspectos como las inversiones adicionales que no son capital de trabajo, la mejora de la infraestructura actual, la consolidación de pasivos o la modernización de tecnologías y/o maquinaria. 
 
¿Cómo financiarse?
 
El camino más común es el de acudir al financiamiento por medio de entidades que pertenecen al sistema financiero. Frecuentemente las microempresas solicitan créditos e inversiones en fondos de capital de riesgo; en el primer caso, es fundamental que revises los siguientes ítems antes de evaluar cuál es el que más te favorece:
 
  • Entidad que desembolsa 
  • Plazo
  • Tasa de interés
  • Monto del crédito
  • Garantías exigidas
  • Tiempo de desembolso
 
Sin embargo, resulta clave que antes de acudir a este mecanismo identifiques la capacidad de pago de tu empresa. Esto te permitirá analizar el costo del financiamiento y su impacto sobre la liquidez. A partir de este ejercicio, puedes tomar la decisión de qué opción escoger para financiarte. 
 
Así mismo, es importante evaluar otras opciones. La manera primaria y natural de financiamiento es la generación de excedentes a partir de la operación de tu negocio. Esto en términos generales es el ahorro; los excedentes son invertidos en las necesidades que identificaste. 
 
El segundo camino es el de pedir capital a tus socios (en el caso de que los tengas) o el de asociarte con personas que compartan los mismos proyectos o intereses y que estén dispuestas a invertir en las necesidades de tu negocio. 
 
En el caso del capital semilla, existen entidades especializadas en buscar empresas y proyectos como el tuyo. Estas invierten el dinero necesario para financiarlas a cambio de, en algunos casos, compartir la dirección de la empresa y por ende las utilidades al finalizar el ejercicio.