Saltar al contenido Saltar al Menu principal Saltar al pie de pagina

A cumplir con los deberes tributarios

A cumplir con los deberes tributarios

De acuerdo con la estructura societaria que elijas, es importante que conozcas los impuestos que debes pagar.
La formalización de tu actividad como microempresario representa derechos, pero también deberes. Frente a estos últimos lo más destacados tiene que ver con los compromisos tributarios que adquieres, es decir, con los impuestos que pagas. Podemos dividir estos costos en tres grandes ítems: los de constitución, los impuestos nacionales y los territoriales. 
 
En el grupo de los gastos al momento del registro la (impuestos de constitución) de tu empresa, de acuerdo con el modelo societario que elijas están: Impuesto de registro, Derecho de Registro y Matrícula Mercantil. A continuación, se amplía cada uno.
 
El impuesto de registro es un tributo que se aplica a todos los contratos registrados ante Notaría y/o Cámara de Comercio. En el caso de la constitución de tu empresa, por el acta de constitución. Este impuesto es variable en función del tipo de estructura societaria elegida así: 
 
El Derecho de Registro es un impuesto que se paga a las cámaras de comercio por el registro de los documentos de constitución de tu microempresa cuya tarifa es homogénea para todas las estructuras societarias. Su valor es definido para una vigencia anual por decreto. 
 
La Matrícula Mercantil, es un valor que se paga por una sola vez ante la Cámara de Comercio respectiva para registrar tu compañía. El valor es variable y está dado en función del valor de los activos totales de tu compañía. Las escalas van entre el 5,24 y el 22,37% de un salario mínimo mensual legal vigente. No presenta variaciones en función del tipo de estructura societaria que elijas. 
 
Impuestos nacionales
 
En el grupo de los impuestos nacionales, debes conocer el de Renta y el de Ganancia Ocasional.
 
El Impuesto de Renta es el tributo que pagas por aquellos ingresos que aumentan el patrimonio de tu microempresa. Es importante que sepas que sobre este impuesto hay algunas excepciones (rentas exentas) y que en el cálculo del valor que debes pagar, también se consideran aspectos como los costos de producción. 
 
El valor de este impuesto es del 33% sobre los ingresos en cualquiera de las estructuras societarias, aunque en las normas se establecen algunas tarifas específicas para actividades económicas puntuales. El pago de este tributo se hace de manera anual.
 
El impuesto sobre la Ganancia ocasional es un tributo complementario al de renta. Este, grava todos los ingresos que se reciben durante un periodo que no hacen parte del giro ordinario de la actividad de tu microempresa. Corresponde al 10% de esos ingresos. 
 
Impuestos territoriales
 
En este ítem, el más importante es el de Industria y Comercio. Corresponde a un tributo que reconoces a la ciudad o municipio donde tienes la operación de tu microempresa. Corresponde a un porcentaje que oscila entre el 0,2% y el 1,4%, de acuerdo con la actividad económica de tu microempresa.  De acuerdo con el régimen de tu empresa (común o simplificado) este se paga una vez al año o cada dos meses.

Aunque hemos citado los impuestos principales relacionados con tu actividad como microempresario, debes considerar estos otros: Impuesto al valor Agregado (IVA), Impuesto al Consumo, Impuesto a las Transacciones Financieras, Impuesto Predial. Conoce más información aquí.