Saltar al contenido Saltar al Menu principal Saltar al pie de pagina

Ahorra y controla tus gastos en la universidad

Ahorra y controla tus gastos en la universidad

El ingreso a la universidad implica gastos que deben ser controlados para hacer rendir el dinero.
La universidad además de prepararte como profesional, implica dedicación, tiempo, organización y disciplina con el dinero, para poder cubrir los gastos que esta demanda, como fotocopias, libros, transporte, salidas de campo, entre otros.
 
Por esta razón, es importante aprender a administrar el dinero, realizar un presupuesto y revisar qué gastos puedes evitar para “estirar” tus ingresos, para que no llegues a fin de mes sin dinero.
 
Te damos algunos consejos que te podrían ayudar en esta tarea de reducir gastos:
 
  • Reduce el dinero que destinas para transporte, movilizándote en bus o Transmilenio. Evita tomar transporte exclusivo cuando necesitas dinero para otros gastos necesarios. 
    Para tomar esta medida, deberás salir más temprano de tu hogar para llegar a tiempo a tu universidad, sin andar con contratiempos. 
  • En cuanto a la alimentación, procura llevar alimentos preparados desde tu casa. Si definitivamente debes comer por fuera, ubica lugares que te ofrezcan precios cómodos. Recuerda que no siempre lo costoso es lo mejor. 
  • Respecto al material de estudio, no está de más que con tus compañeros más cercanos se compartan el material que te exigen los maestros, lo que te evitaría tener que estar sacando copias y comprando libros. Otra actividad que te ayudará a ahorrar dinero es haciendo uso de la biblioteca de la institución, o comprando libros de segunda.

Ten presente que tener el hábito del ahorro, te permitirá ir creando una base económica que poco a poco va asegurando tu futuro, es decir, ese dinero que te estás ahorrando en este momento, más adelante te podría servir para continuar con tus estudios, viajar, o por qué no invertir. 

Es importante resaltar que más allá de restringirte de ciertas cosas, la clave está en que realices un buen plan de gastos siempre pensando en el ahorro, de manera que te permita mantener un buen nivel de vida, no solo en época universitaria, sino también en el futuro.